Home > Noticias > La fotografía lomográfica

La fotografía lomográfica

Visítanos


La lomografía es una tendencia, casi una filosofía, que enfatiza en la fotografía casual y espontánea. Las lomografías se caracterizan por tener gran distorsión en los bordes, mientras mantienen el centro intacto, y son capturadas por cámaras especiales de 35mm. Una forma de vida, aseguran muchos. Una estrategia de marketing, aseguran otros. Sea como fuese, la lomografía no da signos de querer irse. La leyenda cuenta que la lomografía comenzó cuando, en 1982, el general ruso Igor Petrowitsch Kornitzky puso una pequeña cámara japonesa sobre el escritorio de su compatriota Michail Panfilowitsch Panfiloff. Michail, director de la fábrica rusa LOMO, examinó la cámara con detenimiento, notando la naturaleza superior y el extraño potencial del pequeño accesorio. No tardaron mucho en mejorar el diseño y producir largas cantidades de mini-cámaras. Las LOMO KOMPAKT AUTOMAT se vendieron por millones. Los comunistas, entonces, tuvieron una excelente manera de documentar los últimos suspiros de su ideologia. 
Poco a poco, las Lomo Kompakt Automat comenzaron a perder popularidad. Las cámaras baratas importadas de Asia las habían sepultado en el olvido. No fue hasta 1991 que, un grupo de estudiantes vieneses que vacacionaban en la República Checa, sólo por diversión, compraron algunas de estas maravillas y comenzaron a jugar con ellas. Sacaron fotografías a todo lo que veían, imágenes instantáneas, casuales, detalles de sus pies, de sus manos, de todo lo que se cruzara por su camino. 
De vuelta en Viena, y al revelar sus fotos, descubrieron que tenían cientos de imágenes de su viaje. Algunas fuera de foco, otras súper definidas, pero todas divertidas y espontáneas. Poco tardaron sus amigos y conocidos en querer una de estas cámaras. Y así fue como se fundó la Sociedad Lomográfica. 
La lomografía se expandió por el mundo en 1994 gracias a una exhibición de imágenes lomográficas simultánea en New York y Moscú. Fue tal el furor que se comenzaron a crear embajadas lomográficas por todo el mundo. ¿Su función? Dar a conocer la lomografía y organizar Tours Lomográficos. De allí en más, el fenómeno no ha parado de crecer, convirtiéndose en una verdadera filosofía.


Las 10 reglas de la Lomografía:
  1 – Lleva tú cámara donde sea que vayas, cuando sea que vayas
  2 – Úsala en todo momento – día o noche
  3 – La Lomografía no es una interferencia en tu vida, sino una parte de ella
  4 – Trata de apuntar desde la cintura
  5 – Acércate a los objetos de tu deseo lomográfico lo más cerca posible
  6 – No pienses
  7 – Se rápido
  8 – No tienes que saber de antemano que has capturado en film.
  9 – Tampoco tienes porque saberlo luego.
10 – No te preocupes por las reglas.
Las lentes Minitar 1 de las cámaras Lomo, según los expertos, aman la luz del sol. Los vidrios multicapa de la lente saturan los colores dándole a la instantánea una profundidad de campo insólita. Esta cámara también ama las largas exposiciones a baja luz, con luces yendo y viniendo. Al apretar el botón del shutter, y dejar danzar luces variadas, se crearán verdaderas obras de arte, con formas inusitadas y colores naturales. ¡Pura abstracción!
Nuevamente, según los expertos, las mejores lomografías se realizan cuando apuntan la cámara desde cualquier lado que no sea vuestro punto focal. Pongan la cámara entre vuestras piernas, sobre vuestra cabeza, debajo de las axilas, sobre la pancita, enmarañada en el cabello, etcétera. En definitiva, donde vuestra imaginación lo permita y alejada de los lugares tradicionales. 
En fin, todo aquello que desafíe el sentido común de todo buen fotógrafo es aceptado y premiado por la lomografía. Por esta razón, muchos aseguran que esta filosofía no es más que un fraude de marketing perpretado por LOMO cuando, luego de la caída de la Unión Soviética, sus productos caían en desgracia. Los mismos que hablan de teorías conspiratorias, aseveran que los estudiantes que “redescubrieron” la LOMO era estudiantes de marketing. Enojados, sus detractores denuncian a la lomografía como una mutación superficial y poco comprometida de la fotografía, pensada como un producto de masas y para el que no se necesita ningún tipo de preparación. En definitiva, que la lomografía no es arte, que es pura palabrería sin sentido.
Más allá de los que opinan que la lomografía es una pavada, no cabe duda que es divertida. Encarada de esa manera, esta filosofía no molesta a nadie y sirve para pasarla bien entre amigos. ¿Y que daño hay en ello?
Pero si tienes una réflex digital y has pensado alguna vez en comprarte una cámara lomográfica de esas baratitas como la Holga o la Diana, pero te echa para atrás el hecho de que sean analógicas y por tanto el engorro de tener que revelar, ahora puedes hacerte con un objetivo Holga de plástico adaptado a la montura de tu DSLR de siempre. Se trata de un objetivo de focal 60 mm y apertura f/8, que te permite tener las ventajas de ambos mundos y que además pesa tan solo 38 gramos, sin duda una de sus mejores ventajas.


Mi experiencia lomográfica: Nikon D90 con objetivo Holga 60 mm f/8 a 1/20 seg.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Noticias relacionadas

También puede interesarte

Fin de semana de premios

Fin de semana fructífero para el GFP en los dos concursos fallados. XIX CONCURSO DE FOTOGRAFIA FOTOPETRER 2014 Una instantánea del jurado junto a las

Seguir leyendo